Lo que pasó este martes en Supervivientes: Tierra de Nadie

Supervivientes - Tierra de Nadie

En Supervivientes: Tierra de Nadie nos enteramos que el reality no acaba el jueves 13, que se amplía una semana, aunque muchos ya dábamos por hecho que acabaría el jueves 20.

La prueba de recompensa fue absolutamente decepcionante para los concursantes. Los chicos tenían que sujetar a Alba y a Laura para que llegaran a lo alto de un muro y encestaran en una canasta que había al otro lado, pero ni un solo balón entró en la cesta. Menos mal que la recompensa no era para tirar cohetes, porque consistía en un cambio de look, fuera de pelo, de uñas… y un chisquero si lograban encestar más de 5 veces. Está claro que no les dijeron cuál era el premio hasta que no terminó la prueba, para que no la hicieran con desgana.

subasta - Supervivientes

Vivimos este martes una divertida subasta que tuvo resultados agridulces. Cada concursante tenía 500 lempiras (la moneda del lugar) para pujar por premios cubiertos por una tapa. A veces daban alguna pista, que podía servir también para despistar más. El caso es que la pobre Laura Matamoros se gastó todo el dinero porque se veían unas patatas fritas y resultó que eran lo único de verdad del plato, que constaba de una hamburguesa y un sandwiche de plástico.

Juan Miguel se llevó una bandeja de Sushi – enriquecida nutricionalmente por varias moscas que deben ser amantes de la comida japonesa – además de una ventaja en el próximo juego de líder. Alejandro se dejó tentar por una copa de vino tinto que parecía anunciar un plato de carne, pero que luego consistían en “crudités”, aunque también logro 2 votos más para sus nominaciones del jueves. Por su parte, José Luis consiguió un plato de pollo con patatas de lo más apetitoso. Pero, la que más contenta estaba era, sin duda, Alba Carrillo, que logró un plato de chuches y una tarta de chocolate.

Pero, lo más destacado de la subasta vino cuando Iván, que se había llevado dos mazorcas de maíz, ganó en la última puja la posibilidad de cambiar los premios. No lo dudó y cambió el suyo por el de Alba, que vio como sus chuches y su tarta se transformaban en dos mazorcas de maíz. ¡Qué valor tuvo Iván! A algunos se nos indigestaría.

Paola - Supervivientes

La verdad es que el desayuno de Paola, ya en el hotel, nos pareció de lo más indigesto. ¡Una tarta de chocolate! Pero, le dio la energía necesaria para afirmar que ninguno de sus ex compañeros merece ganar. Cree que puede ganar Laura porque ya ha ganado un reality y tiene apoyos fuera. Si tiene que elegir ganadores, nombra, sin mucha convicción, a Alejandro, Iván o José Luis.  Además, insiste en que ha tenido miedo de Kiko. Un poco exagerado, ¿no?

Pulpo- José Luis - Supervivientes

Para terminar, la conclusión más importante que hemos sacado este martes, es que Alejandro e Iván no tienen futuro como socorristas. Menos mal que lo que ha atacado a José Luis ha sido “solo” un pulpo, porque si llega a ser algo más grave lo que le ocurre, se muere mientras sus dos compañeros, en la orilla, se preguntan si le estará dando otro cólico. Al final, después de pensárselo mucho, meditar sobre el sentido de la vida y los agujeros negros, Iván se decidió a acercarse a ver. José Luis vio los cielos abiertos y le pidió que le quitara el bicho de encima, algo que consiguió, aunque ya le había dado buenos mordiscos en la espalda.

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Comentar

Comentarios