Lo que pasó este domingo en “Supervivientes: Conexión Honduras”

Supervivientes

Sólo quedan cinco Supervivientes pero el reality está igual de apasionante y tiene todos los ingredientes para una recta final memorable.

En la prueba de recompensa, el premio era una noche en un hotel, con su camita, su duchita… el ganador fue Alejandro y como podía compartirlo, eligió a Laura. Imaginamos la cara de la pareja de ésta. Alejandro pasó el testigo de cuidar el fuego y cocinar a José Luis.

Supervivientes - Juan Miguel - Supervientes

Juan Miguel se emocionó al escuchar que Laura y Alba le echaban de menos. Relató que en aquella prueba en la que había que luchar en una plataforma para tirar al agua a un compañero, Bigote Arrocet le espetó de repente, con los ojos fuera de las órbitas “huevón, ¿Te vas a aprovechar de un viejo lisiado?” y le asustó, tirándole al agua.

Lucía Pariente, que esperaba fuera de plató para entrar, cogió el bolso, literalmente, y se marchó al escuchar a Nagore Robles llamar “Esquizofrénica” a su hija. La colaboradora del programa pidió disculpas inmediatamente y explicó que se refería a una conducta cambiante. Lucía volvió, aceptando sus disculpas, y dio su versión de lo ocurrido en la casita del árbol. Asegura Lucía que ella quería hacer el concurso que no pudo hacer en su momento, pescar y disfrutar de la isla, sin meterse en problemas. Pero que con Kiko no podía ni levantarse pronto para no molestarle. No entiende que la organización haya dado la razón a Kiko, al que ha acusado de “trato vejatorio” y de cogerse unas atribuciones que no le competían. Tenía fiebre y todo el cuerpo lleno de bultos de picaduras, y asegura que Kiko no consintió en bajar con ella a bañarse para que se le refrescase la piel y le bajase la temperatura. Incluso llegó a pedírselo de rodillas. Cuando abandonó la casita del árbol, el médico tuvo que inyectarle Urbasón para que cediesen los terribles picores que tenía.

Lucía insiste en llamar a Kiko “niñato de mierda” y no se arrepiente del fondo de todo lo que le dijo, aunque reconoce que le perdieron las formas.

Supervivientes - discusión-

El gran altercado de la noche fue el que provocaron Laura Matamoros y Alba Carrillo, que se trasladaron a otra isla para recoger de un Totem una pizza familiar. Podían compartirla, pero Alba convenció a Laura para comérsela ellas solas. Mientras, sus compañeros eran avisados mediante un pergamino de que en el primer Totem había una pizza y en el segundo, un chisquero. Claro, ellos esperaban que las chicas viniesen con la pizza – no las veían capaces de no compartirla- o al menos con el chisquero que les permitiese tener fuego. No hace falta explicar la que se lió cuando volvieron con las manos vacías y reconocieron que se habían comido la pizza.

Laura tenía remordimientos, y ambas aseguraron que la hubieran compartido con José Luis y Alejandro, pero no con Iván. Fue éste el que más se indignó con lo ocurrido, y no dudó en llamar “mierda de concursante” a Laura. Tenía tal rabia que se marchó sólo a tirar piedras al agua y se le escucharon cosas como “me tienen negro estas dos vagas y los dos calzonazos”.

Después, Alba reconoció que comerse la pizza había sido también una manera de vengarse de Iván, que se comió un trozo de tarta sin decirlo durante la barbacoa y siempre se sirve el trozo más grande, además de ser acusado durante todo el concurso de beber bastante más de la ración de isotónico que le corresponde.

Por último, señalar también que durante el programa vimos un vídeo en el que se pudo escuchar a José Luis y a Iván hablar de Alejandro cuando creían que no les estaban grabando.  Criticaban que el chico se acercase de nuevo a Alba y Laura tras escuchar que José Luis le consideraba el que menos había hecho en el concurso después de Laura y criticarle por no esforzarse en mantener el fuego.

En el vídeo, Iván acusaba a Alejandro de ser un veleta y José Luis añadía que él le tenía calado desde el principio: “Yo ya le conozco, pero ahora se está viendo cómo es. Cuando una persona es limpia, es limpia, pero cuando no… ” y continuaba “Mala gente no es, pero es un poco tontorrón”.

Comentar

Comentarios