María Lapiedra abandona Supervivientes y Adrián se lamenta

 

logo-supervivientes-2018

María se arrepentirá de abandonar Supervivientes, como ya lo ha hecho Adrián Rodríguez, y Sofía se arrepiente de su tonteo con Logan… pero ya es tarde.

Alejandro Albalá no ha cedido un ápice y se ha negado a perdonar a Sofía. Alejandro es el hombre de hierro. Si huir es “hacer un Puigdemont” mostrarse impasible como un bloque de hielo es “hacer un Albalá”. Ha logrado que nos den ganas de llevarnos a casa a Sofía, prepararle un chocolatito caliente y taparla con una mantita. El mérito de Alejandro es enorme, porque hasta ahora Sofía lo que nos despertaba no era ternura precisamente. Eso sí, como bien dijo Jorge Javier Vázquez en Sábado Deluxe, pasando por alto las formas y algunas palabras desafortunadas, Sofia Suescun es una concursante brillante, que ha conseguido que la mayor parte del reality gire en torno a ella, eclipsando a otros nombres enormemente famosos de los que esperábamos todo el protagonismo.

Todo lo contrario que María Lapiedra, de la que se ha dicho que es “una estafa de concursante” y “un bluff”. Jorge Javier señalaba que no se podía hacer ni un vídeo con ella, que no daba ningún juego. En esto no estamos muy de acuerdo, vídeos ha habido y los habría dado, sin duda, con el tiempo.

María Lapiedra tenía claro que iba a abandonar. La pobre vio los cielos abiertos cuando la expulsaron el jueves y el mismo cielo se le vino abajo cuando se dio cuenta que tenía que quedarse en la plataforma de madera sin expulsión definitiva a la vista. Ni la grata compañía de Melissa, la gran sufridora de esta edición, y de Maite Zaldívar, que la verdad es que ha estado encantadora, le ha animado lo suficiente para quedarse.

Gustavo González no dejaba de enumerar motivos por los que María tenía que seguir en el reality, pero estaba tan cerrada como Alejandro Albalá con Sofía. Como la razón única que esgrimía era que no podía estar sin sus hijas, el fotógrafo le advertía que hacía más por ellas allí que aquí. Pero, no por esas. Así que ya sacó la artillería pesada y le espetó a su novia “No le puedes hacer esa put… a la productora”. Yo, ante eso, me hubiese “acongojado” un poco, pero a María le habían vertido 2 toneladas de cerumen en cada oído, así que no hubo nada que hacer. Tampoco le habrá ayudado mucho a quedarse el problema que le ha surgido en el labio, que le produce fuertes dolores y le dificultan comer, y que requiere una intervención, ni tampoco el hecho de ser vegetariana, no comer pescado ni derivados y por ende, no pescar.

A lo mejor tendrían que haberle puesto a María la intervención de Adrián Rodríguez reconociendo que estaba muy arrepentido de haber abandonado, pero que en esos momentos no era capaz de escuchar nada, y no será porque Abraham no lo intentó tanto como Gustavo, pero ambos con el mismo resultado. Adrián reconoció que lo que se había encontrado al llegar era más o menos el panorama que le había pintado Abraham. “Pagaré la multa aunque tenga que estar aquí en Telecinco sirviendo cafés” dijo Adrián.

Sobre la “boda Garífuna” de Chabelita y Alberto Isla, lo más destacable es que… ¡Por fin alguien ha llamado a Chabelita! Su hermano Kiko Rivera le dio la enhorabuena a través del teléfono y ambos se dijeron lo mucho que se querían aunque a veces discutan,  como todos los hermanos. Kiko mostró su satisfacción porque su hermana vuelva con el padre de su hijo, al que también dedicó palabras afectuosas “en mí no sólo tienes un cuñado, tienes un amigo”.

Sin embargo, la propia Anabel Pantoja reconoció el sábado en el Deluxe que si la boda real fuese ahora mismo, no sabe si iría Isabel Pantoja porque hay que recordar que tiene demandado a Alberto Isla. Sin embargo, Dulce está encantada con la boda de su niña “Alberto es el amor de su vida”. A Alejandro, más bien no le podía ni ver, y dijo de él que se dedicaba a “vivir a costa de los demás” y confirmó los comentarios de los colaboradores respecto a la poca fogosidad del ya ex marido de Chabelita.

También pudieron hablar con Gonzalo, hermano de Alberto, que les dijo que tenían el apoyo de toda la familia.

La audiencia quiso que la tarta nupcial no se repartiera entre todos sino entre unos pocos supervivientes. Los “recién casados” eligieron a Raquel Mosquera – elegida en primer lugar por Chabelita-, Francisco – que cantó el Ave María en la “boda”, Isabel Castell, Fernando Marcos y el Maestro Joao.

Comentar

Comentarios