Lo que ha pasado en Supervivientes: Tierra de Nadie este martes

 

logo-supervivientes-2018

Este Supervivientes: Tierra de Nadie ha estado marcado por el hambre en playa Cabeza de León y los robos que han protagonizado Francisco y Raquel Mosquera.

Este jueves, los concursantes van a tener una gran sorpresa, porque al cumplirse los 50 días de estancia en la isla, van a tener un desayuno. Los espectadores fueron buenos y votaron que sí.

El pobre Joao está con la pierna vendada y no se puede mojar la zona, así que Alberto y Mª Jesús le han bañado entre los dos. En el grupo están llorando literalmente de hambre, además tienen una sensación horrible con la bilis subiendoles hacia arriba en cuanto se tumban. Tanto es así que Francisco lo ha calificado de “situación crítica” ya que no tiene fuego ni nada con lo que hacerlo y ha llegado a pedir irse el jueves porque dice estar “al límite” y muy débil. Sin embargo, en plató, Rosa Benito explicó que en su edición y en la misma playa, no lo pasaron tan mal con el hambre porque estaban horas buscando lapas, caracolas o almendras, pero hay que echarle horas, claro, y ella no les ve hacer nada de eso, versión corroborada por la mayoría de colaboradores del programa que han sido supervivientes.

Llegó el momento de la semifinal para elegir al líder de cada grupo. Tenían que dejar a uno fuera y en Cayo Paloma decidieron que fuese Raquel – Melissa eligió a Logan y Sofía a Hugo, así que fue cosa de los chicos- mientras que en Cabeza de León, como era de esperar, descartaron a Francisco.

Lo que no sabían eran las consecuencias que traería esa decisión. El “descartado” por cada grupo tiene ya un puesto asegurado en la final del jueves para ser líder. Y esto no es cualquier cosa, porque significa que no le pueden nominar y se asegura una semana más de concurso y encima nominar a quien quiera y poder quitarse un rival peligroso de encima. A esta alturas, ser líder es muy importante. Además, a ambos les han dicho en qué va a consistir la prueba por si quieren ir entrenando. Se trata de un clásico, la apnea, pero Francisco la da por perdida porque sus años de fumador le han restado un litro de aire de los pulmones, un handicap prácticamente insalvable.

Pero, no era la única ventaja para Francisco y Raquel, ya que tenían unos minutos para robar lo que quisieran en el otro bando mientras sus compañeros estaban haciendo la prueba de líder. Raquel fue más prudente y robó “solo” la comida, 2 latas, arroz, 2 cocos y un cuchillo. Pero, Francisco arrambló con todo incluido un kit de pesca en el que estaba también el único elemento que les quedaba para poder hacer fuego si se les apaga el que tienen, así que en Cayo Paloma se quedaron bastante desanimados.

Lara Álvarez explicó que nadie les había obligado a robar, pero claro, es imposible no hacerlo porque si te roban todo en tu isla y tu no robas nada, imaginad cómo se queda el grupo. Tendrían que haberlo acordado Francisco y Raquel y eso era imposible porque no se pueden comunicar.

Con su “descarte” por parte de los chicos, Raquel Mosquera confirmó lo que ya pensaba, que tanto Sergio como Logan intentan quitarla de enmedio – como concursante, se entiende- y pudimos escuchar cómo considera muy buenas compañeras a Sofía y a Melissa, que se han portado muy bien con ella, pero todo lo contrario a Sergio y Logan. Es más, de éste último dice que se ha portado como  un “déspota” y salva a Hugo al que no le ve tan mal hacia ella.

Por cierto, los ganadores en la prueba de líder han sido Alberto y Romina en Cabeza de León y Hugo y Sofía en Cayo Paloma. Se enfrentarán el jueves a Francisco y Raquel, respectivamente.

Francisco ha estado atado a Romina y Alberto, recordemos que está atado cada día a uno de sus compañeros, y él quiere hacer como si no pasase nada, pero ellos le dicen que eso no es así, que tienen que hablar sobre lo ocurrido – mejor si Francisco pide disculpas, la verdad- porque si pasan por encima se enquista y saldrá en el peor momento. Tienen toda la razón del mundo, pero Francisco no quiere hablar sobre el tema, quiere huir hacia delante.

En cuanto a la relación amor-odio entre Sofía y Hugo, han firmado una tregua porque ambos reconocen que con las pocas energías que les quedan, lo único que falta es perderlas discutiendo. Sofía dice que ha hecho una pausa y que luego en España igual le da caña otra vez. Por cierto, Sofía se muere por saber qué pasa con Alejandro, le mata la incertidumbre de no saber si tiene todavía novio.

Comentar

Comentarios