Lo que pasó este martes en Supervivientes: Tierra de Nadie

 

logo-supervivientes-2018

Supervivientes: Tierra de Nadie tuvo de todo: una prueba frustrante, unas recompensas envenenadas, cruce de piropos entre los participantes, Alejandro Albalá diciendo que Isabel Pantoja está “derrotada” por su hija, desmentidos de la organización…

Nada más empezar, Víctor Sandoval desmintió, como compañero de su edición, que hubiese trato de favor hacia Mila Ximénez en Supervivientes.

Recordemos que la periodista ha demandado a Dulce Delapiedra, ex niñera de Isa Pantoja, por afirmar que la sacaban todas las noches de la isla porque se volvía loca y mandaba a la mierda a todo el mundo, equipo del reality incluido “te sacaron un montón de veces de la isla y a mí me dio un ataque y nadie me sacó, para que yo me peleara contigo” ha dicho Dulce. A Mila le ha molestado mucho la acusación de tongo y no ha dudado en llevarla a los juzgados “esto es difamar, injuriar y calumniar”.

Jorge Javier Vázquez aprovechó para desmentir también otras acusaciones que se han vertido sobre el reality, como que Alberto Isla y Chabelita han cobrado por su boda en la isla, que se repitan las tomas o que den de comer a los concursantes tras las cámaras.

También felicitó a Romina y a Saray por sellar la paz entre ellas con un abrazo “ojalá se mantenga y no sirva para más disturbios” .

Ya entrando en lo que es el concurso, Sergio, Logan y Hugo siguen pescando para sí mismos mientras, por ejemplo, Sofía pesca dos peces y los pone en un caldo para todos. Vamos, que seguimos en las mismas. Logan ha definido a Sofía con adjetivos tan cariñosos como “falsa”, “bipolar” y “venenosa” – lo de bipolar jamás se debería utilizar como insulto, es una enfermedad y tienen a una compañera que lo sufre- mientras que Sofía no se ha quedado atrás diciendo que es un interesado y mala persona que lo tiene todo pensado y calculado. Raquel también tiene claro que lo único que hacen los chicos es pescar para ellos y descansar para estar bien para las pruebas.

Sin embargo, en plató, Carmen Gahona y Romina dijeron que Logan había estado compartiendo sus peces mes y medio “son unas desagradecidas, ha quitado mucho hambre en la isla”.

En la prueba de recompensa, los participantes se deslomaron en una prueba durísima y muy larga para conseguir tan sólo una hamburguesa normalita. El premio grande era una barbacoa y con el esfuerzo tan titánico que hicieron, la hubiesen merecido.

En la isla, Alejandro Albalá ha contado al Maestro Joao que conoció a Isabel Pantoja porque Chabelita le llevó por sorpresa al cumpleaños de la tonadillera. Dice Alejandro que en el fondo la que fue su suegra es “buena tía”y que nunca se ha llevado mal con ella, añadiendo que cree que ya está un poco derrotada por la hija “está viendo que desde que tiene 18 años no le hace ni caso y ya le da igual”.

Las “recompensas envenenadas” trajeron su polémica, porque se ven muy influidas por las filias y las fobias de los participantes entre ellos. Cada saquito tenía una recompensa pero también su penitencia. Podían cambiarlos por los de otros participantes que no los hubiesen abierto, menos el último que lo podría cambiar por el octavo saco que Lara tenía guardado para que tuviese las mismas oportunidades que los demás.

Logan logró una sandwich XXL y desde el primer momento aceptó la penitencia de tres días a ciegas y no quiso cambiar.

Hugo logró un plato de costillas con patatas a cambio de tener 3 puntos en las nominaciones, algo que conlleva prácticamente estar nominado, por lo que se lo cambió a Mª Jesús, obteniendo a cambio un desayuno inglés, con huevos revueltos y bacon, aunque a cambio tendrá que estar tres días con las manos atadas. Lo bueno del caso es que Mª Jesús, al estar nominada, en caso de ser expulsada su “beso de Judas” sería de tres puntos, vamos casi una nominación directa.

Sergio sólo logró un refresco de cola y a cambio de cuidar el fuego y la comida tres días. Como era, seguramente, la peor recompensa, se la cambió a Sofía. Entonces, logró una tarta pero a cambio de estar atado a Sofía por el tobillo durante tres días.

Sofía le cambió la “recompensa” a Joao pero tampoco lo que logró le hizo mucha ilusión ya que era un pulpo crudo. A cambio, no puede dormir mientras hay sol.

Joao le dio el refresco de cola a Raquel, que tenía un pepito de ternera enorme que fue a parar a Joao a cambio de no comer cocinado una semana, algo realmente duro. Cuando Raquel vio que tenía como recompensa una coliflor, se quedó un pelín decepcionada, pero tenía la oportunidad de cambiarlo por el saquito que tenía guardado Lara, que tenía el poder de robar la recompensa que quisiese y sin la penitencia. Se quedó la tarta de Sergio a pesar que éste le ofreció todo lo que pescase durante una semana a cambio de que no le quitase la tarta. Pero, la peluquera no se fiaba de que Sergio pescase con las mismas ganas siendo que no era para él, así que se quedó sin tarta.

Lara le dio como premio de consolación la coliflor a Sergio, que estaba como para coliflores, claro, teniendo que estar tres días atado a Sofía y sin tarta.

El reality encara la recta final y algunos participantes hacen balance. Joao cree finalistas a Sofía, Raquel y a él mismo, porque a Logan ahora ya no lo tiene tan claro. Por su parte, Sofía pensaba que no iba a aguantar ni un mes, así que ya se siente ganadora.

Comentar

Comentarios