“Black Mirror”, la miniserie revelación del año, llega a Cuatro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

En la última década la tecnología ha transformado profundamente el mundo en el que vivimos y la percepción que tenemos de él. En cada hogar y en cada puesto de trabajo hay una conexión a Internet, una pantalla de plasma o un teléfono móvil de última generación, al tiempo que Google, Apple, Facebook y Twitter permiten acceder a toda la información del planeta. Esta situación constituye el punto de partida de “Black Mirror”, miniserie que lleva al extremo el papel que juega la tecnología en la vida y explora los límites del ser humano y que Cuatro estrenará este lunes 27 de agosto a las 22:30 horas.

Brillantes, rompedoras, mordades y atrevidas: así son las tres entregas de esta ficción creada por Charlie Brooker (“Dead Set: la muerte en directo”), creador de la serie y guionista de dos de los tres capítulos de “Black Mirror”, miniserie revelación del año en el Reino Unido que ha conquistado a la crítica internacional: “Emocionante, atrevida y muy inteligente” (The Times); Te deja la boca abierta” (The Telegraph); “Tres capítulos que juegan con la exageración y la provocación para retratar a una sociedad adormecida y dominada por la tecnología(elpais.com).

Tras el éxito cosechado por la serie “Dead Set: la muerte en directo”, nominada a los prestigiosos premios BAFTA, Charlie Brooker muestra con “Black Mirror”, una nueva forma de entender la ficción, en la que “la imagen de una pantalla de plasma cuando está apagada” le ha servido de inspiración para escoger el título de la serie. En esta producción de Zeppotron, filial de la compañía Endemol, Brooker firma guión de los episodios “El himno nacional” y “15 millones de méritos”, mientras que “Toda tu historia” es obra de Jesse Armstrong (“Peep Show”).

Una sociedad cada vez más invadida por la tecnología y las redes sociales constituye la trama arco de esta la miniserie que se nutre de las inquietudes del mundo moderno en cada uno de los capítulos para ofrecer una historia de entretenimiento, suspense y sátira. Según Brooker, “por encima de todo ‘Black Mirror’ es entretenimiento y sátira. Son episodios con un alto nivel de dramatismo, que en el fondo contienen un punto humorístico. No trata de apuntar con el dedo y decir que la tecnología es mala, no es eso, es más un ¿qué pasaría si…?”.

Ante la buena acogida que ha tenido su emisión en el Reino Unido y el creciente interés que ha despertado “Black Mirror” en todo el mundo, el canal británico Channel 4 ha anunciado su renovación para una segunda temporada.

El poder de las nuevas tecnologías y las redes sociales, en la primera entrega de “Black Mirror”

“El himno nacional”, primer capítulo de la miniserie, analiza cómo la rapidez con la que se transmite la información, el papel que juegan los medios de comunicación y la capacidad para movilizar la opinión pública, tan poderosa como cambiante, hacen que las decisiones de quienes ostentan el poder estén condicionadas por los ciudadanos.

Dirigido por Otto Bathurst (“Criminal Justice”, “Five Days”), el episodio arranca cuando el Primer Ministro, Mike Callow, personaje interpretado por Rory Kinnear, recibe una llamada telefónica urgente, en la que le comunican que la princesa Susannah (Lydia Wilson), uno de los miembros más queridos de la Familia Real, ha sido secuestrada. La noticia se da a conocer a través de un vídeo que el secuestrador cuelga en Youtube y se difunde rápidamente a través de las redes sociales conmocionando a la opinión pública. En la grabación, la princesa ruega por su liberación pero, para salvarla, el primer ministro se enfrentará a un grave dilema: decidir si cumple las exigencias del secuestrador aunque su integridad quede dañada ante todo el país o negarse al chantaje.

Junto a Rory Kinnear (“Quantum of Solace”, “Women in Love”) y Lydia Wilson (“South Riding”, “Nunca me abandones”), completan el elenco de esta entrega los actores Lindsay Duncan (“Merlín”, “Roma”), Tom Goodman-Hill (“Dead Boss”, “Spy”), Donald Sumpter (“Juego de tronos”, “Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres”) y Anna Wilson-Jones (“Hotel Babylon”, “The Time of Your Life”).

Un mundo en el que las personas son capaces de revivir cualquier momento de sus vidas, eje argumental del segundo capítulo

“Toda tu historia” introduce al espectador en una realidad alternativa en la que todos sus habitantes llevan implantado un chip de memoria capaz de registrar todo lo que hacen, ven o escuchan. Gracias a este sistema, nunca olvidan una cara, unas vacaciones, una reunión o una fiesta, pero recordar todo no siempre es positivo.

Este capítulo, dirigido por Brian Welsh (“In Our Name”, “Kin”) y con guión de Jesse Armstrong (“Peep Show”, “Fresh Meat”), plantea un mundo en el que todo lo que sus habitantes hacen y ven es grabado y almacenado, donde cada momento especial puede ser rememorado y cada discusión, malinterpretada. Este es el mundo de In Memoriam, donde los avances tecnológicos han permitido que un diminuto chip implantado en el cuello sea capaz de registrar la vida tal y como cada persona la experimenta. Con un simple clic se pueden reproducir los recuerdos de forma privada a través de los ojos o públicamente en una pantalla.

En este mundo viven Liam (Toby Kebbell, “War Horse”, “La conspiración”) y su esposa Ffion (Jodie Whittaker, “Marchlands”, “Wired”), un matrimonio consciente de que la tecnología influye en cada aspecto de su vida cotidiana. La relación de la pareja se ve amenazada cuando durante una cena con amigos organizada por Ffion, Liam observa con recelo la animada conversación que mantiene su mujer con Jonas (Tom Cullen, “Un mundo sin fin”, “Pen Talar”), uno de los invitados.

Participar en un talent show, única vía de escape de los habitantes de una sociedad dominada por la tecnología, en el último episodio

15 millones de méritos”, por su parte, efectúa una sátira sobre los programas de entretenimiento y la sed insaciable de distracción. El escenario que recrea la ficción es un mundo tecnológicamente avanzado lleno de pantallas de plasma que ofrecen un entretenimiento insulso y bebidas capaces de sedar o exaltar a quien las toma. Los ciudadanos llevan una vida vacía y sin esperanza y se resignan a llevar a cabo trabajos físicos para conseguir “créditos” que les permitan ganar distintos privilegios, como conseguir nuevas aplicaciones o personalizar la pantalla. La única manera para escapar de esta vida anodina es participar en talent show “Hot Shot”, donde deben impresionar a los jueces.

Konnie Huq, presentadora de “The Xtra Factor” y “I’m a Celebrity. Get Me Out of Here. Now!” y esposa del creador de “Black Mirror”, ha colaborado con Brooker en la redacción del guión de la última entrega de esta sorprendente trilogía. En el episodio, dirigido por Euros Lyn (“Sherlock”, “Torchwood”), Bing (Daniel Kaluuya, “The Faces”, “Doctor Who”) conoce por azar a Abi (Jessica Brown Findlay, “Downton Abbey”, “Labyrinth”), una bella mujer cuya bonita voz consigue despertar románticos sentimientos en el joven. Para ayudarla a salir de la vida a la ambos están condenados, Bing propone a Abi entrar en el talent show “Hot Shot” y regalarle los “créditos” necesarios para garantizar su participación en el concurso.

Rupert Everett (“Shakespeare in Love”, “La boda de mi mejor amigo”), Julia Davis (“Love Actually”, “Gavin & Stacey”) y Ashley Thomas (“Shank”, “The Veteran”) intervienen en esta entrega encarnando a los tres exigentes jueces del popular talent show.

Comentar

Comentarios