Cuatro estrena la sexta temporada de “Hermano Mayor” con el núcleo familiar como nuevo foco de trabajo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

El caso de Tamara, una joven enfrentada a su madre y adicta a los videojuegos, inicia las nuevas entregas del espacio.

Hoy viernes 18 de octubre, a las 21:30 horas, regresa “Hermano Mayor”, a Cuatro

La experiencia y personalidad arrolladora del terapeuta Pedro García Aguado, ayudado por la psicóloga Sonia Cervantes, se ponen de nuevo en marcha en esta nueva temporada, producida por Mediaset España en colaboración con Plural Entertainment. Durante su trabajo con los jóvenes, “Hermano Mayor” ha descubierto que, en algunos casos, las actitudes de algún miembro de la familia actúan como epicentro del conflicto, destruyendo la convivencia y provocando sentimientos de abandono y aislamiento en los jóvenes, sentimientos que desembocaban en situaciones de agresividad y violencia. Por ello, Pedro García Aguado abordará diferentes terapias en cada uno de los casos con las que los implicados experimentarán situaciones de emotividad extrema y les harán ver su implicación y grado de responsabilidad en cada proceso.

Nuevamente, el programa contará con los testimonios de otros protagonistas de anteriores temporadas que han conseguido superar sus problemas de conducta tras su paso por el espacio. Además, “Hermano Mayor” tendrá el apoyo de diferentes figuras reconocidas y admiradas por los jóvenes, como el presentador Jesús Vázquez, el futbolista David Albelda, los cantantes Andy y Lucas o el piloto de motocross Dani Torres, que ayudarán a reconducir distintos conflictos.

Casos de manipulación, adicciones, machismo, situaciones violentas… La sexta temporada de “Hermano Mayor” está protagonizada por jóvenes entre 18 y 24 años inmersos en distintos conflictos. El primero de ellos acercará a los espectadores a la vida de Tamara, una joven de 24 años celosa, obsesiva con su familia y con sus relaciones. Tamara vive en guerra con su madre, a la que acusa de tratar a su hermana mejor que a ella. Adicta a los videojuegos y a las películas de guerra, la joven consume grandes cantidades de alcohol. Para ella, su casa es una discoteca con barra libre.

Otros casos analizados esta temporada son: 

Alfonso (22 años), a punto de someterse una operación a vida o muerte, vive obsesionado con el dinero y con el tuning. Su familia le ha dado la espalda por robar a su abuela, aunque eso a él no le importe. Aquejado de una grave enfermedad y a la espera de una operación a vida o muerte, Alfonso juega con el dolor de sus padres chantajeando con no tomarse la medicación si no ceden a sus deseos.

Javier (20 años) ejerce un fuerte comportamiento machista sobre su madre y su hermana. En casa impone su ley porque “él es el hombre”. Javier está convencido de que su madre y su hermana están a su servicio y hace gala de ello. Incapaz de controlar su ira, se pone agresivo y violento si algo no está a su gusto.

Kevin (19 años), perteneciente a la tribu Emo, está obsesionado con la comida, el móvil y la tablet. Su madre vive en medio de un conflicto familiar protagonizado por el propio Kevin, agresivo y vago, y su padrastro, un hombre estricto que no comprende la forma de vida del joven. Los tres tendrán que involucrarse en dinámicas que sirvan para solucionar los reproches que se cruzan en todas las direcciones.

Santi (22 años), celosa y controladora de su madre, ejemplifica el rol dominante en una familia en la que los papeles están cambiados: la hija se ha convertido en la “madre” de su progenitora, controlándola al punto de que no le deja hacer nada sin su aprobación. A la joven, que mantiene una relación con un hombre casado, le gusta obtener dinero fácil para pagarse sus caprichos.

 Soraya (18 años) no quiere aceptar las normas de la familia y responde con agresiones e insultos hacia su madre, a la que reclama atención constante. Además, desde la separación de sus padres, Soraya se ampara en este conflicto para conseguir lo que desea.

Germán (22 años) manipula la realidad. Sólo piensa en si mismo y no confía ni respeta lo más mínimo a sus padres, a los que intimida con su actitud. El ambiente familiar no existe, se tratan como verdaderos desconocidos. El joven siempre consigue convertirse en víctima de la situación, aunque su estrategia no siempre acaba bien. En la actualidad está cumpliendo trabajos sociales por el robo que cometió en una casa.

zp8497586rq

Comentar

Comentarios