El gran GH Vip de Rosa Benito y Raquel Bollo

rosa-raquel-amigas-y-confidentes_MDSVID20160208_0024_22

Rosa Benito y Raquel Bollo, son el alma de GH Vip y merecen ganar, lástima que sólo haya un ganador. Porque, es un concurso de convivencia, se supone. Pero, para algunos, no es más que un teatro en el que tienes que posicionarte y buscar conflictos y debe ganar el más broncas.

Servidora es muy rara, soy de las que pone el 24 horas de Gran Hermano Vip y disfruta viendo a Raquel Bollo, Rosa Benito y Julián Contreras, preparando la comida. Conversan tranquilamente, se consultan las cosas – como si usan el aceite de la fritura de ayer para la de hoy o si estará bueno el pollo que guardó Liz– y tanto lo que vemos como lo que escuchamos es lo que suele suceder en la mayoría de las casas a esas horas. Lo mismo puedo decir del desayuno o de cualquier otro momento en la casa. Naturalidad absoluta, que te hace sentir a esa gente como cercana y sencilla.

GH VIP LAURA. ROSA Y RAQUEL

Pero, hay algunas personas para las que, en Gran Hermano, si una persona es tranquila, poco peleona, amable y dispuesta a ayudar, es que es una falsa. El colmo fue cuando Lucía Hoyos dijo en El Debate de GH que para ella Rosa y Raquel eran unas concursantes 10 y que se portaron con ella muy bien cuando se lesionó el hombro. Entonces, los colaboradores saltaron diciendo que eso era un teatro. ¿Tan malas personas presuponen que son esas dos mujeres para no hacer lo que haríamos cualquiera, ayudar a alguien que no está bien?

Vemos a Rosa Benito peinar a Raquel y viceversa, y las mofas y burlas que se escuchan rozan el desprecio, en vez de exclamar “mira, qué bien se llevan, se peinan la una a la otra”. En vez de aplaudir y valorar la amistad, el buen carácter y la buena disposición de las personas, se busca la gresca, el conflicto y sacar lo peor de la gente. Sin pararse a pensar que, quizás hay personas que no tienen nada malo que sacar.

¿Por qué Rosa y Raquel tienen que posicionarse en una discusión ajena? ¿Y si no tienen motivos para apoyar a uno u a otro, o simplemente no tienen toda la información para hacerlo? No pueden ser ellas mismas, así que la próxima vez, rogamos que informen a los espectadores que en Gran Hermano entran actores con un guión que dice que tienen que discutir, buscar conflictos, llevarse mal y comportarse como malas personas.

Según los colaboradores del Debate y de Telecinco en general, ser cariñosa o apreciar a una persona es ser pelota y que se te salten las lágrimas es hacer un papelón. Vamos, que los concursantes de Gran Hermano son robots sin sentimientos. Vamos, replicantes. Lo mejor es que, antes de entrar en la casa, en vez de hacerles la prueba del polígrafo les hagan el test Voight-Kampff de empatía.

Belén Esteban no hizo un papel el año pasado. Fue ella misma, y discutió mucho porque sabemos que tiene mucho carácter, pero ¿y si eres más pacífica? ¿Si tienes más aguante? Entonces, ¿no tienes derecho a concursar en Gran Hermano?

Por si fuera poco, el jueves Carlos Lozano le da 2 puntos a Rappel porque “podría sacar más carácter del que muestra, me aburre”. En su vídeo de presentación, el vidente ya explicó que era una persona tranquila que huía de las discusiones. ¿Pretendemos que le cambie la personalidad en la casa?

Así que la solución que vemos es que, en vez de hacer castings, la próxima vez se dediquen a buscar a todas las Maites Galdeano que haya por España hasta juntar unas catorce o dieciseis, y las metan todas juntas en la casa de Guadalix. Así tendrán todas las broncas que quieran.

En cuanto al resto de concursantes, Julián Contreras Ordóñez también está conviviendo bien, educado y respetuoso, así como Rappel, gran persona, como demostró ya en La granja de los famosos. Laura Matamoros también es muy buena gente y con una inteligencia extraordinaria para su edad. Todo un descubrimiento. Liz es una mujer sensata y gran persona, pero le puede su carácter. Belén se ha desdibujado por completo y parece mucho más distante que al principio. Alejandro es poco claro y no se puede entender su afán de malmeter entre Javier y Laura. Charlotte es una chica encantadora pero le falta abrirse más y se le acaba el tiempo. Sema nos ha decepcionado un poco a todos, esperábamos que fuera más ocurrente. En cuanto a Carlos Lozano… a veces, es mejor optar por el silencio.

 

 

Comentar

Comentarios