Entrevista a los reporteros de “En tierra hostil”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Jalis y alejandra-En tierra hostil

Los reporteros nos cuentan su experiencia en los diferentes lugares que ha visitado con el programa como Venezuela, Ucrania, Corea del Sur o Colombia. Además, Alejandra y Jalis nos explican como se organizan sus reportajes, los problemas burocráticos con los que se encuentran, y otras curiosidades.

¿Cómo se prepara el programa antes de viajar a los destinos que habéis visitado?

Jalis: Hay un trabajo enorme, un trabajo ímprobo por parte de toda la gente que está en redacción. Tenemos tres productores de contenidos que hacen un trabajo increíble, nosotros también apoyamos en ese trabajo, pero principalmente son ellos. Su función es buscar los contactos, a los españoles que nos van a dar los testimonios para construir un reportaje con imágenes y contar las mejores historias posibles.

Alejandra: Es un programa que tiene una labor de producción detrás espectacular. Hay incluso productores de contenido, como en mi caso Marcela que va antes al terreno contactar con narcotraficantes o con sicarios para poder entrevistarles. Va allí, habla con ellos e investiga el terreno durante muchos meses, es un programa que lleva una producción brutal detrás.

Todo eso es lo que no vemos

Alejandra: Claro, todo eso lo que no ven los espectadores.

Problemas burocráticos habrá de todos los colores…

Alejandra: Intentamos buscar siempre la mejor fórmula para entrar en cada país, cada reportaje es un mundo, son países muy distintos y siempre trabajamos muchísimo sobre cuál es la mejor manera de entrar, y con quien o quienes son las personas que nos van a acompañar a cada sitio.

Jalis: Si, pero problemas burocráticos hay miles. Piensa que hemos estado en lugares como Brasil, Venezuela, Colombia, El Congo o Ucrania en plena guerra. Por ejemplo para entrar en El Congo lo hicimos a través de Ruanda, para acceder a la zona de Goma. Para obtener un visado de tránsito hay que sacarlo con mucho tiempo de antelación y nosotros tuvimos que permanecer un día más en El Congo de lo que teníamos previsto porque no podíamos entrar a Ruanda, no nos concedieron un visado de transito ni si quiera, problemas de esos hay miles.

JalisdelaSerna (16)

¿Cuál es el nivel de dificultad que os encontráis allí una vez que todo está teóricamente preparado

Jalis: El nivel de dificultad es muy grande, pero el trabajo de nuestros productores es que llevemos los deberes hechos. A pesar de eso, durante de la grabación siempre surgen problemas, pero afortunadamente llevamos mucho tiempo resolviendo estos problemas en la calle, somos reporteros que llevamos mucho tiempo trabajando y tenemos mucha experiencia, es cuestión de saber dar la pausa necesaria hasta que se van resolviendo las cosas.

Alejandra: Es verdad que Jalis y yo estamos muy acostumbrados a trabajar en la calle en España, pero no tiene nada que ver con estos países, aunque nos desenvolvemos muy bien en esos barrios y lugares. Es verdad que tu llevas un plan de producción al dedillo, con colchones por si se te caen personajes o se te caen entrevistados, tienes plan A, plan B, plan C… pero muchas veces hemos tenido que solucionar in situ y cambiar el rumbo del reportaje.

¿A veces, lo que ven los espectadores es fruto de un plan alternativo?

Jalis: También, también.

Alejandra: Si, muchas veces.

Jalis: Muchas veces son las circunstancias las que te van marcando la grabación y en función de cómo se van dando las cosas resuelves de una manera o de otra, al final decimos que: “lo que pasa conviene”, porque no puedes pensar en: “Y si hubiera tenido esta entrevista…”. No tenerla me ha servido para buscarme la vida y he conseguido una que si no es mejor, por lo menos es igual de buena que la que iba a tener.

“En tierra hostil” es un programa que en algunos momentos parece que es un thriller

Jalis: Nosotros decimos que es como una road movie, lo que se busca es que cada reportaje darle un poco esa estructura, en cuanto a lo que vas enseñando y creando la información, vas dosificándola … los guiones y la estructura del reportaje están construidos y se les mete música para que vayan complementándolos.

Alejandra: Es verdad que muchas veces parece que la realidad supera la ficción porque hemos estado en sitios y conocido historias que podrían ser perfectamente el guion de una película de Hollywood, y creo que es un paso más de los que aprendimos en ‘Encarcelados’, intentar darle ese punto de narrativo, que a veces parece una serie.

Jalis: Pero vamos, lo bueno es que está respaldado por una realidad, aunque a veces sean dolorosas, pero es lo que le da el empaque a los reportajes.

Respecto a lo que ven los espectadores, ¿cuánto filmáis y cuánto desecháis?

Jalis: Filmamos muchísimo.

¿Y es muy doloroso desechar parte de ese material?

Jalis: Desechar material siempre es doloroso, es verdad que tampoco pueden ser reportajes de más de una hora, una hora y diez que estamos haciendo en torno a 60-70 minutos, entonces hay que desechar mucho material. Y es que estamos grabando en torno a entre 20 y 30 horas según el tiempo que permanezcas en el país, según como se den las cosas, pero entre 20 y 30 horas para quedarte con una. Intentamos quedarnos con lo mejor, pero desechar material siempre es doloroso.

AlejandraAndrade (12)Al

En un programa como este, en el que estáis rodeados de situaciones peligrosas continuamente, ¿hasta donde se asume el riesgo por vuestra parte? ¿Hasta dónde estáis dispuestos a llegar? ¿Hasta dónde en ocasiones estáis obligados a llegar?

Alejandra: Siempre digo que nosotros no somos unos Kamikazes, al revés, minimizamos muchísimo los riesgos y lo llevamos todo muy bien estudiado, yo he dejado de entrar en muchos sitios porque hemos considerado que en ese momento era mejor no hacerlo y lo hemos dejado para más adelante.

También hay momentos, como le pasó a Jalis en Ucrania, que estás en plena guerra y te encuentras metido en un tiroteo. Creo que todos tenemos mucha experiencia, incluidos los cámaras, Jacobo y Armando, que llevan trabajando con nosotros muchísimos años. Tenemos también cierta intuición para saber cuándo te tienes que ir en un momento dado o cuando es casi mejor no entrar. Siempre hablo de porcentajes con mi productora Marcela antes de entrar en un sitio, una favela o en un barrio conflictivo, que porcentaje de seguridad tenemos y minimizamos un montón los riesgos.

Comentar

Comentarios