¿Es tan mala Alatriste como la pintan?

Alatriste

Las críticas que han rodeado el estreno de la serie “Alatriste” ha sido, sin duda, la primera gran polémica televisiva del año.

Los fallos de ambientación fueron reconocidos por el mismo escritor de la saga literaria que ha dado origen a la serie, Arturo Pérez-Reverte, que afirmaba haber solicitado un asesor histórico para evitar estos errores, pero que, finalmente, no se llegó a contratar.

El profesional que pedía es el historiador zaragozano Alberto Montaner, colaborador habitual del escritor, que en declaraciones a Heraldo de Aragón, no ha cargado demasiado las tintas en los fallos de la serie, a la que califica de “correcta”, aunque añadiendo que hacer una serie de época es más que acertar con el vestuario de los personajes. En este sentido, el error más grave a su juicio fue el del hábito de Torquemada, que confudieron con el de los cistercienses y le han incorporado una Cruz de Santiago en el pecho que es “un despropósito como la copa de un pino” según el historiador, que no ha detectado más fallos graves, pero sí incongruencias.

Montaner señala que los guionistas no se han metido en la mentalidad de la época, y por ello los personajes interactuan entre ellos de forma anacrónica, como cuando Alatriste y Quevedo se tratan de tú, algo que jamás podría haber sucedido por muy buena relación que tuviese, o cuando la reina Isabel de Borbón irrumpe de forma histérica preguntando por el rey, mientras el conde duque de Olivares y el embajador de Inglaterra están conversando “una reina jamás hubiera actuado así” asegura el historiador.

En general, los guionistas han planteado situaciones actuales en tiempos en los que eran imposibles, como que una dama salga sola de su carruaje tras un asalto, ya que hubiese llevado a su dama de compañía y su escudero, o un burdel demasiado glamuroso para la época, pero aún así, Montaner salva la interpretación y la fidelidad argumental, y concluye que han logrado un producto “bastante razonable” aunque también matiza que con un poco de esfuerzo más, con un asesor, “hubieran logrado una serie redonda”.

Fuente: Heraldo de Aragón

Comentar

Comentarios