GH DUO: La expulsión estará el jueves entre Antonio y Carolina

gh-limite48horas

Un comportamiento reprochable pero con excesiva reprimenda, un salvado, una nueva prueba… y más cosas en GH DÚO: Límite 48 Horas.

El “agobio” de Kiko Rivera

Kiko Rivera está con una cara que le llega hasta el suelo y no deja de quejarse de que está “agobiado”, vamos, como decía en GH VIP 3, reality que abandonó a los 16 días de concurso. La pobre Irene está ya amargada de verle, y uno de los motivos que da Kiko para este bajón es que crean que por ser pareja también fuera de la casa, juegan con ventaja, algo que es evidente, ya que gane quien gane, el dinero va al mismo sitio. Son dos posibilidades de llevarse el maletín, y los demás solo tienen una. Pero, ellos no son responsables de esto, así que no debería molestarles que se diga algo así por que no es más que constatar la realidad.

Viendo el poco ánimo de Kiko, es lógico que Carolina Sobe suelte esto: “Es de poca vergüenza que una persona se queje de estar aquí”.

El brutal linchamiento a Alejandro Albalá

De acuerdo que estuvo mal que Alejandro le dijese a Sofía que no le gustaba que enseñase las posaderas, especialmente que le reprochase que le gustaba hacerlo, y es verdad que muchas veces ejerce un control sobre ella que ni le corresponde ni tiene razón de ser. Pero el rapapolvo de Jorge Javier Vázquez fue excesivo, reprochándole el nefasto ejemplo que estaba dando a los jóvenes, sugiriéndole que pidiese ayuda profesional y, ya yéndose de madre, advirtiéndole de que su comportamiento le había traído a la mente la película “Te doy mis ojos” en la que Luis Tosar interpreta a un maltratador.

Sofía reconoció haberse sentido “como un trapo” y muy mal como mujer, aunque matizó que Alejandro había pedido disculpas y estaba todo arreglado.

Alejandro lloraba desconsoladamente – y no tiene la lágrima tan fácil como Antonio Tejado-  mientras pedía perdón, y compañeros como Antonio y Kiko lo único que hacían es echar más leña al fuego. Sólo Sofía se acercó a tratar de tranquilizarle, y le dijo una gran verdad “te avergüenzas porque has visto el vídeo, si no llegas a ver el vídeo lo tomas con una normalidad que lo sigues haciendo”. Estas palabras, acompañadas de un “tienes que reflexionar sobre el control que ejerces hacía Sofía y cambiar de actitud, porque si no vamos a tener que tomar medidas” hubieran sido muchísimo más certeras y ajustadas a lo que está sucediendo, que todo el discurso que le dedicó Jorge Javier, del que seguro que entre el llanto y lo que estaría pasando por su cabeza, se perdió la mitad.

En todo caso, también tendría que tener sus consecuencias la actitud que tiene Kiko Rivera hacia su mujer en algunas ocasiones, llamándola “imbécil”, dándole con la puerta en las narices en la prueba de los corazones o tratando de que aguantase con los pies en hielo aún viendo lo mal que lo estaba pasando y a dos semanas de haber sufrido un aborto. De lo de Suso en el pasado GH VIP, mejor ni hablamos.

Lo que sí fue surrealista que Alejandro montase un pollo porque Sofía y Kiko estaban muy cerca – según él-mientras hacían la compra. No creo que tener que comprar comida para una semana, para ocho personas, con 54 euros, sea una situación muy apropiada para coqueteos.

Juan Miguel, salvado

5,8% era el porcentaje más bajo en las votaciones, y como todos pensaban, pertenecía a Juan Miguel Martínez. Eso que esta semana están empezando a ver a un Juanmi más jugador y que de tonto no tiene un pelo, algo así como un remake de El Koala, y también comienzan las acusaciones de poca limpieza a la hora de utilizar el baño.

La prueba semanal no es lo que parece

La nueva prueba semanal va sobre educación vial. Los concursantes deben recorrer un circuito en patinete eléctrico siguiendo las normas de tráfico. Hasta ahí, todo normal. Pero, lo que esconde la prueba es que Alejandro Albalá – lo que le falta al pobre- tiene la misión de ser el topo de la prueba, y boicotearla. Así que sólo estará superada si Alejandro consigue que sus compañeros no alcancen sus objetivos.
Antes de finalizar el programa, los porcentajes estaban así: 66,1% y 33,9%. 

Comentar

Comentarios