Joseba Arguiñano presentará “Historias a Bocados” en ETB2

Historias a Bocados_Joseba Arguiñano_2

Hijo de Karlos Arguiñano, este repostero de 33 años nos descubrirá la riqueza gastronómica de los pueblos de Euskal Herria.

A partir de este fin de semana, el cocinero y repostero Joseba Arguiñano cogerá el testigo de Hung Fai al frente del programa “Historias a Bocados” de ETB2. El nuevo presentador llegará dispuesto a conocer al detalle cómo es la vida rural en los pueblos de Euskal Herria y a degustar tanto la gastronomía del lugar, como las historias personales de sus vecinos y vecinas.

A sus 33 años, este repostero zarauztarra, hijo del célebre y televisivo cocinero Karlos Arguiñano, tiene ante sí uno de sus mayores retos, vitales y televisivos: descubrir al detalle toda la riqueza gastronómica, cultural, histórica y paisajística de nuestro país. Curiosidad no le falta, ni ganas, por entrar en contacto con un mundo, el rural, que para él todavía es un mundo por descubrir.

Su incursión en “Historias a Bocados” no será su primera experiencia televisiva, puesto que en 2017 fue copresentador del programa “Cocina Abierta”, que se emitió en el Canal Nova. Este año, además, ha recibido el Premio Talento Gastro 2018 al mejor repostero.

Joseba nos confiesa que “viendo lo que había en casa, lo normal era dedicarme a algo relacionado con la gastronomía. Por eso ahora soy pastelero. Me gusta el mundo de la harina, la levadura, el azúcar y el cacao, ingredientes sencillos con los que consigo endulzar mi vida y la de los demás?”

“Desde txiki he visto cocinar a aita en el restaurante y en la tele. Lo que no sabe nadie es que siempre que entraba en la cocina lo que me gustaba pedirle eran? ¡bocadillos! Y si eran de chocolate, mejor que mejor?” añade. Su primer trabajo en gastronomía fue a los 13 años, “pero no lo hice por gusto, sino porque necesitaba dinero para comprarme una moto”.

Historias a Bocados_Joseba Arguiñano_5

Joseba Arguiñano, cocinero y repostero

Joseba Arguiñano nació en Zarautz en 1985. De su infancia recuerda sobre todo los partidos de fútbol en la playa, los campeonatos de surf por toda la costa vasca y las broncas diarias con sus hermanos. Por aquella época soñaba con ser piloto de carreras, pero, finalmente, el ADN es el ADN y la vena gastronómica se fue abriendo paso en su vida, y, sin darse cuenta, a los 16 años empezó a estudiar cocina.

A lo largo de toda su trayectoria formativa como cocinero y repostero, Joseba Arguiñano ha tenido multitud de maestros, entre los que habría que citar a los chefs Pedro Subijana, Martín Berasategui, y Ferran Adriá. Pero si hay que destacar a tres personas fundamentales en su formación, tanto profesional como vital, esas personas han sido su aita, Karlos Arguiñano, su ama, Luisi Ameztoy, y su tía, Eva Arguiñano.

Su padre, el cocinero y showman que lleva revolucionando los programas de recetas en televisión desde hace décadas, le ha inculcado, según palabras del propio Joseba, “el respeto a la cocina y el tener un oficio para ganarte la vida dignamente”. De su madre, que Joseba considera como “una jabata que ha tirado con el peso del restaurante y la casa”, dice haberlo aprendido todo en la vida. Y de su tía, a la que considera su mentora principal en el campo de la repostería, le debe todo lo que sabe en el buen trabajo en un obrador.

Todo ello ha llevado a Joseba Arguiñano hasta la actualidad, donde ocupa puestos de responsabilidad dentro de la empresa familiar Karlos Arguiñano Promociones SL, siendo su responsable en el obrador de panadería y repostería, responsable de catering, al tiempo que regenta dos panaderías, una en Zarautz y otra en Donostia.

 

Comentar

Comentarios