Por qué empezó la huelga de doblaje y por qué ha terminado

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Padre de familia

Hace justo dos meses que se desconvocó la huelga de doblaje que sembró el caos en cadenas y espectadores y nos recordó la importancia de este gremio.

La huelga fue convocada por tres sindicatos de actores de doblaje de la Comunidad de Madrid, que reclamaban que se actualizase un convenio que databa ya de 1993, y tras tres años de negociaciones infructuosas.  Estaríamos hablando de que los profesionales del doblaje mantenían las mismas tarifas por su trabajo que hace veinticuatro años..

Carlos Ysbert – la voz de Homer Simpson y de Tony Soprano entre muchos otros – explicaba en OK Diario que en España se trabajan más horas que en ningún sitio – jornadas de 13 horas –  se entregan los trabajos antes que nadie y con la mayor calidad, pero se gana seis o siete veces menos que en países como Francia o Portugal.

Finalmente, se llegó a un acuerdo por el que se ofreció una subida del 6% del salario ( el 3% en 2017 y el otro 3% en 2018) que fue el primer paso para la firma del convenio definitivo que puso fin a casi 50 días de huelga.

En el nuevo convenio también se señala que a partir de ahora las líneas de take serán 8. Hasta ahora eran 9. El take es el fragmento que se extrae del guión y se entrega al doblador para que lo memorice y entienda el contexto. Es la unidad de trabajo del actor de doblaje, y por ella se cobra. Al ser menos las líneas, el guión se divide en más takes y eso significa más retribución económica. Una película de hora y media de duración, tiene 250 takes.

Además se crea una comisión para abordar cuestiones como las pagas extras, vacaciones e indemnizaciones.

El que, durante la huelga, los episodios de algunas series se hayan mandado a otros lugares de España para ser doblados, ha indignado a los actores que secundaban la huelga, pero al mismo tiempo les ha hecho sentirse realmente valorados porque los espectadores han rechazado que sus personajes perdieran esa parte tan importante de su personalidad. El doblaje es un oficio que no solo permite que podamos entender lo dicho en otro idioma, sino que es un ejercicio de interpretación extraordinario, que dota de verdadera identidad a los personajes.

Por ejemplo, ¿Sería un personaje tan atractivo Lois Griffin, de Padre de familia, sin esa voz tan llena de matices y tonalidades? ¿Qué puede sonar tan ironica y sarcástica como rotunda y firme cuando reprocha a su marido alguna de sus locuras o da argumentos tan inteligentes como los que esgrimió en el capítulo “Vivir rezando”?

 

Guardar

Comentar

Comentarios