Supervivientes: así están las cosas en Playa Uva tras la unificación

 

logo-supervivientes-2018

La unificación en Supervivientes está marcada por lo mismo que ocurría en playa Cabeza de León: El “yo me lo pesco, yo me lo como” de Sergio y Logan.

El individualismo de Logan y Sergio ya nos dejaba ojipláticos en su anterior grupo, pero algunos pensábamos ingenuamente que no compartían lo que pescaban porque tenían verdaderamente cruzadas a Sofía y a Raquel. Pero, que hagan lo mismo con sus nuevos compañeros, es ya para hacérselo mirar. Sin vacilar, Logan ha establecido los turnos de pesca, que han aceptado los compañeros, algunos de los cuales han cedido su turno para mientras realizar otras tareas igual de importantes en la isla, y compartir lo pescado. Joao, por ejemplo, optaba por lavar, coger leña o vigilar el fuego. Así pues, Francisco ha aplaudido cuando Sergio le ha dicho que había pescado cuatro peces… hasta que éste le ha recordado que él lo había pescado y él se lo comía. El cantante, lógicamente, no ha compartido su peculiar modo de entender la convivencia. Se ve incapaz de estar comiendo mientras otro se queda sin comer.

Eso sí, como bien ha dicho Lydia Lozano, al menos esta semana han mantenido lo de no compartir a pesar de estar nominados.

No nos hemos vuelto locos si decimos que Sofía recogió 30 caracolas y las compartió con todos sus compañeros. Además, compartió un pez con Francisco.

Según han pasado los días, han surgido los primeros problemas con los turnos de pesca, como era de esperar, entre otras cosas porque no hay un reloj para cronometrar el tiempo.

Raquel Mosquera ha pedido a Sofía que disfrute del concurso y no entre en provocaciones ni discusiones.  Así que se ha puesto manos a la obra y está sacando su mejor lado, algo que corrobora la madre de Hugo, que en esta Sofía si reconoce a la que ella trató cuando era novia de su hijo. Ha hablado con Joao y se han dado un abrazo. ¡Hasta se ha puesto a coger caracolas con Mª Jesús! También Alejandro Albalá ha afirmado que ésa es la Sofía que le conquistó.

Lo más fuerte de todo es que cuando todos se molestaron porque Francisco se tomó “un chupito” de aceite de la botella, algo que no estuvo bien, desde luego, Sergio tuvo las narices de censurarle aduciendo que “estamos en un sitio en el que la gente pasa hambre, si cada uno hacemos lo que queremos…” Vamos, que ve la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio.

Sin embargo, cuando Sandra Barneda conectó con la isla, Logan hizo un comentario irónico sobre “la nueva Sofía” y Hugo directamente dijo que para él Sofía no existía. Ésta dice que ella es como un toro, que cuando no la pinchan está súper tranquila, pero si la pinchan suele dar contestaciones muy feas porque es muy impulsiva, pero que también sabe pedir perdón. Francisco dice que no le gusta la Sofía con palabrotas, que tiene un gran corazón pero le pierde la boca. Añade que sabe sus defectos y se arrepiente y que ha pedido perdón.

Lo de la barbacoa que ganaron en la prueba de recompensa, va contra los derechos de las personas humanas. Los ganadores, Romina, MªJesús y Sergio podían compartirla con otro compañero cada uno, eligiendo a Hugo, Joao y Logan, respectivamente. Lo espantoso es que los otros tres que quedaban tenían que cocinar la barbacoa sin poder probarla. No imaginamos lo que tuvieron que pasar Francisco, Raquel y Sofía friendo la carne, la panceta, los chorizos… mientras los jugos gástricos devoraban sus estómagos. Además, sólo Romina y Logan les donaron su arroz y sus lentejas ya que iban a llenar la tripa con la panceta. Pero, Mª Jesús dijo que no podía dar su arroz y sus lentejas porque las necesitaba para por la noche. En fin…

Aunque si llega a saber Mª Jesús que al día siguiente iba a ponerse hasta arriba de saltamontes, grillos y larvas, quizá sí hubiese cedido su cena. La pobre estuvo a punto de morirse de asco literalmente con el fin de conseguir las llaves que abrirían la jaula en la que estaba su pareja, Julio Ruz. Encima, las llaves que pudo conseguir no eran las que abrían la jaula y pensó que iba a quedarse sin abrazar a Julio después de haber tenido que masticar y tragar cosas que ella calificó de “asquerosas” a pesar que Lara Álvarez trataba de suavizar el trato diciéndole que sabían a cebolla frita.

Ya expulsado, Alberto Isla pudo disfrutar del habitual desayuno para los ex concursantes. Sin embargo, esta vez sus declaraciones fueron más light que las de otros compañeros, tan sólo pudimos escuchar que no compartiría su desayuno con Sergio Carvajal “lo que he vivido con él no me ha gustado” y que ha aprendido que necesita a su familia. Cuando se miró al espejo, dijo que se veía “guapísimo” con los 14 kilos que había perdido. Suponemos que estarán guardando las preguntas más jugosas para la entrevista del jueves.

En plató, Melissa insiste en los tocamientos entre Sofía y Hugo pero aún guardaba otra bomba en la recámara, que corrobora al menos Maite Zaldívar pero que tendría más testigos: Sofía y Logan se han besado más de una vez. Ocurrió antes de que Alejandro viajase a Honduras.

Veremos que pasa esta noche de martes en “Supervivientes: Tierra de Nadie”. 

Comentar

Comentarios