Supervivientes: Resumen del debate “Conexión Honduras”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

 

logo-supervivientes-2018

El debate de Supervivientes “Conexión Honduras” estuvo marcado por la alerta de tormenta que comenzó esa misma noche y va a durar unos tres días.

Tanto al lado salvaje como al civilizado, les tiraron desde un helicóptero unos paquetes con chubasqueros y una lona para poder protegerse mejor – dentro de que, como dice Abraham, el agua te entra hasta por los oídos igualmente-  y les dieron dos horas para reforzar las cabañas, más o menos el tiempo que iba a tardar en comenzar a llover.

Lo que ocurre es que a las “asilvestradas” Maite y Melissa les hicieron ganarse en una prueba de adivinar acentos de diferentes partes del mundo, esos utensilios que son vitales en una situación así, y más si estás en una plataforma de madera totalmente al descubierto.  De paso, se quedaron sin la recompensa alimenticia que suelen tener esas pruebas. Si alguien lo entiende…

Al menos, le concedieron a Maite unos minutos para despedirse de Fernando, una despedida preciosa, por cierto. El ya ex concursante que ha pasado de 78 a 68 kilos- dijo que había que rendirse a la evidencia de que la audiencia no ha querido que siga en el concurso, añadiendo que si ha ofendido a alguien, no tiene problema en pedir perdón. Durante su desayuno, ha contestado a alguna pregunta como con cuál de sus compañeros no compartiría ese desayuno, contestando que no lo compartiría con Raquel Mosquera, de la que dice que sólo ha aportado torpeza, estorbo y gasto en el reparto de alimentos. La pregunta de quién es más falso ha tenido la misma protagonista “Raquel nos vende una imagen que no es la verdadera”.

Eso sí, que se prepare Fernando, porque Saray, en plató ha anunciado que, cuando llegue “el escorpión que le picó va a ser poco para mi lengua”.

Sin embargo, María Lapiedra no estuvo tan combativa como podía parecer en un principio, aunque sí tenía claro su objetivo: Francisco. Al escuchar a Fernando decir que Raquel era la más falsa, María ha señalado que eso lo dice porque no ha conocido a Francisco. La esposa del cantante, Paca Ribes, contestó que ella había sido un fraude y María contraatacó aludiendo al comentario que hizo Francisco y escucharon cinco personas, aunque no está grabado, que supondría su expulsión. ¿Qué habrá podido decir que sería susceptible de la mayor sanción del reality?

Eso sí, Paca reconoció que no le gustó que su marido se quitase la responsabilidad en el asunto del fuego del pasado jueves. La verdad es que no estuvo bien que declarase que ni él ni Alberto Isla estaban de acuerdo con hacer ese fuego cuando ambos disfrutaron de lo cocinado con él.

Sobre su paso por el reality, María explicó que en la isla era María Pascual y que ésta es muy aburrida, que la divertida es María Lapiedra pero que ser ella sólo puede hacerlo un par de horas en televisión y luego volver a casa con sus hijas, no todo el día. Kiko Jiménez – el novio de Gloria Camila- añadió que cuando estuvieron juntos en el palafito en la pasada edición de Supervivientes, María le confesó que no sabía si aguantaría y que era capaz de embarazarse para no ir.

Como María no daba ninguna razón más para su abandono que lo mucho que echaba de menos a sus hijas y la angustia por no saber de ellas, Sandra Barneda le preguntó si no estaría reservando la verdadera razón para una portada este miércoles – algo que sabemos que a Sandra le irrita especialmente- pero ella lo negó tajantemente.

Mª Jesús Ruiz no reaccionó muy bien al saber que no se había logrado el aplazamiento del juicio por malos tratos que tenía contra su ex pareja José María Gil Silgado. Se fue al agua y allí comenzó a gritar “qué mierda de tío que siempre me está amargando la vida (…) maldita la hora en la que lo conocí, si no lo hubiera conocido qué feliz sería (…) yo nunca he hecho daño a nadie, he cometido errores pero sólo me he hecho daño a mí misma”. Sus compañeros la despidieron entre lágrimas a pesar que volverá para la gala del jueves. Por supuesto, anunciaron que hasta entonces va a estar incomunicada – salvo con su abogada- y que tendrá las mismas condiciones y comerá sólo la ración diaria de cada superviviente, 50 gramos de arroz y una pequeña ración de pescado.

En cuanto a Sofía y Hugo Paz, no vamos a decir que estén tonteando ni mucho menos – de momento, porque Nagore cree que podrían volver- pero al menos mantienen conversaciones sin gritarse, y eso tratándose de Sofía ya es un logro. Eso sí, le dejó claro a Hugo que no tiene nada que hacer en el terreno íntimo respecto a Alejandro “te queda mucho por aprender” y que espera que Alejandro la espere porque ha aprendido de los errores y sabe quién es el hombre de su vida “Alejandro me respeta que flipas, que es lo importante”. Por cierto, que Hugo insiste en que gran parte de culpa de su ruptura la tiene la madre de Sofía. En plató, Alejandro ha estado mucho más conciliador con Sofía, la ha apoyado en ciertos momentos y ha reconocido que sigue teniendo sentimientos hacia ella.

En la prueba de recompensa, que era de memoria, de mecánica sencilla porque no estaba el tiempo meteorológico para muchas florituras, el premio era el que nos parece sin duda el mejor de todos los que se pueden ganar en el reality: un chuletón con guarnición de patatas y verduras con refrescos y cerveza sin alcohol, que los ganadores pueden degustar tranquilamente sin límite de tiempo cómodamente sentados a la mesa. Los afortunados – o con mejor retentiva- fueron Alberto Isla, el Maestro Joao, Romina Malaspina, Hugo Paz y Logan.

Sobre la bronca entre Sofía y el resto del mundo… es imposible resumirla, hay que verla pinchando aquí

Queremos centrarnos en el comentario realizado por Lydia Lozano y que fue de lo más interesante que se escuchó esta noche. ¿Están todos picados con Sofía porque es la protagonista del reality? 

¿Están nuestros lectores de acuerdo con esta apreciación?

 

Comentar

Comentarios